En mi condición de Comandante General de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y con el sano deseo que el lector conozca más de nuestra institución, que le permita enriquecer el conocimiento aeronáutico y todos sus campos; nos remontamos sin duda alguna al pasado, el cual tiene un sello de especial significado, puesto que fue donde se construyeron las bases sólidas por donde hoy transitamos las actuales generaciones de soldados del aire, ya que todos los logros y capacidades alcanzadas han sido forjadas por el esfuerzo de muchos hombres que ofrendaron la patria su heroísmo y el sacrificio de sus vidas, en defensa de los más caros intereses nacionales.

El 14 de abril de este año se registró un hecho importante que llena de orgullo y satisfacción al país, así como a todas las personas vinculadas con el campo aeronáutico, como es la conmemoración del 85 Aniversario de Creación de la FAH; estamos conscientes que más allá de una ceremonia militar, demostramos parte de nuestras capacidades, entrenamiento, poder aéreo, profesionalismo y sincronización en el teatro de las operaciones aéreas, lo que lleno de patriotismo y orgullo a los asistentes, al presenciar un cierre espectacular de sobrevuelos de diferentes tipos de aeronaves militares.

La génesis y desarrollo de la aviación militar de nuestra nación está registrada el 14 de abril del ya lejano año de 1931, al sancionarse el decreto número 198, mediante el cual se creaba la Escuela Nacional de Aviación, la que con el paso de los años generó el semillero de lo que actualmente es la Fuerza Aérea Hondureña.

Institución que a través de estos 85 años ha brindado valiosos servicios a la patria, experimentando varias etapas orientadas al crecimiento y fortalecimiento de la misma, entre ellas la primera etapa de consolidación desde 1931 hasta 1957 y la segunda etapa de consolidación desde 1957 hasta 1970, aquí la institución tiene capacidad de movilidad dentro y fuera del país, 1971 era del jet militar y la adquisiciones significativas de diferentes tipos de aeronaves avanzadas, así como la creación de Bases Aéreas, La década de los 80 se continuó con el fortalecimiento institucional y crecimiento institucional.

Década de los años 90 se incorpora a la mujer a los planes y programas de entrenamiento militar. Siglo XXI nuevas adquisiciones de aeronaves, empleadas para brindar auxilio a la población entre ellos programa Alas Para La Salud, puentes aéreos en caso de desastres naturales, protección al Medio Ambiente, Guardianes de la Patria, MEDEVAC entre otros.

Por otra parte y dadas las recientes adquisiciones de un lote de diferente equipo de vuelo y de vigilancia aérea, es una muestra clara del interés de nuestras autoridades de avanzar y de construir el fortalecimiento operacional de la institución aérea para darle el rumbo y empuje necesario, fortalecimiento que se traduce en mejores capacidades que nos permiten brindar un mejor servicio a la población, sin descuidar los roles y misiones estratégicas, todas orientadas al interés nacional. Sabemos que la participación de la Fuerza Aérea ha sido decisiva en situaciones de emergencias provocadas por fenómenos naturales o de otra eventualidad y seguirá siendo un pilar fundamental para la nación, porque más que aviones somos un dinámico equipo de trabajo, unidos en un as de voluntades y comprometidos con el deber patrio; sin duda alguna que la FAH seguirá siendo vital y decisiva para los planes y programas de desarrollo de la nación, impulsada por una mística servicial llena de costumbres y tradiciones, heredada y marcada por actos heroicos, que nos llevaran siempre a transitar por los senderos del bien, cumpliendo correctamente con nuestras obligaciones y desde luego siendo respetuosos de la ley.

José Luis Sauceda Sierra
Coronel de Aviación DEMA
Comandante General de la Fuerza Aérea Hondureña