Juro por mi honor que mantendré en custodia sagrada los derechos y privilegios que me han confirmado como Técnico de Aviación, sabiendo perfectamente que la seguridad y las vidas de otros dependen de mi habilidad y criterio. Nunca, a sabiendas expondré a los demás a riesgos que no me sometería a mí mismo o mis seres queridos.

En el desempeño de este cargo me comprometo a no hacer ni aprobar un trabajo que crea que esta fuera de los límites de mi conocimiento, ni permitiré que nadie trate de aprobar un avión o equipo como acto para la navegación, del cual estoy dudoso; ya sea como resultado de una inspección o por inseguridad en cuanto a la habilidad que para la ejecución satisfactoria del trabajo puedan tener otras personas que hayan tomado de él.

Comprendo la intensa responsabilidad que recae en mi persona como aerotécnico, por tanto prometo ceñirme firmemente a estos preceptos para el mejoramiento de la aviación de mi país y por la dignidad de mi profesión.