El Séptimo Batallón de Infantería, como parte de la 120 Brigada de Infantería, ha tenido en el rol histórico y sigue ejecutando acciones encaminadas a servir a la sociedad y a nuestra patria.
Este significado nos da un entendimiento y es que todos en un solo sentimiento colectivo debemos hacer grandes cosas para alcanzar la gloria de Honduras, esa tierra que nos vio nacer y crecer, por eso es que todos somos patria.- Nuestra patria está ligada a lo que nos heredaron nuestros próceres; sus costumbres, tradiciones, los valores, la tierra y sus riquezas, su independencia por la cual lucharon; Francisco Morazán con sus ideales unionistas, el Cacique Lempira con su audacia y valor a tal grado que demostró su amor al país ofrendando su vida, José Cecilio del Valle con sus conocimientos y sabiduría, José Trinidad Cabañas con su ejemplo de honradez, Dionisio de Herrera, como Primer Jefe de Estado con su aporte a la política gubernamental y organización estatal y José Trinidad Reyes un hombre visionario y emprendedor de la Educación.

Siguiendo este legado es que nuestras Fuerzas Armadas de Honduras y en el Séptimo Batallón de Infantería como parte de la misma, se inculca el deber, la responsabilidad y el patriotismo desde el soldado hasta el General y a todos los que forman parte de nuestra institución, es decir el soldado, Sub-Oficial, Cadete, Oficial, defender nuestra soberanía es nuestro primer deber constitucional.
Independientemente del rango o grado que ostente, soldados somos todos, porque soldado es sinónimo de sacrificio, honor, coraje, lealtad; es abrazar el inclemente sol y recibir la caricia de la lluvia mientras se cumple con la responsabilidad asignada. Sumando al gran deber constitucional , en la mente del soldado infante, marino, piloto, paracaidista, hay un solo pensamiento y una sola voz “Estamos presentes en la aldea, montaña, barrio, colonia o ciudad a lo largo y ancho de los cuatro puntos cardinales para hacer patria ayudando a la población cuando lo necesita durante momentos difíciles como ser inundaciones, incendios forestales, protección del medio ambiente, apoyo a la Policía Nacional en control del narcotráfico, patrullajes de seguridad, campañas de vacunación, fumigación y limpieza en apoyo a la –Secretaria de Salud Pública, entre otras; aunque tenga que abandonar a su familia o alcanzar el cielo al ofrendar su propia vida, siguiendo el ejemplo del Cacique Lempira. Porque para el soldado, ayudar al que lo necesita no solamente es parte de su deber, sino que es sentir la satisfacción al ver la felicidad en el rostro de cada hondureño o extranjero. Así es como ayer, hoy y siempre hace patria el Soldado Hondureño; porquepara el soldadono existe la comodidad, sino que su mayor anhelo es alcanzar la gloria al servir orgullosamente a la patria.
Patria es que cada hondureño cumpla con su deber responsablemente, es aprender desde niño a cumplir con sus deberes de estudiante, aprender a respetar y tomar el buen consejo de sus padres, formándose un carácter que lo conducirá al éxito en su vida. Demostrarle amor a la patria es siendo sincero con uno mismo, alejarse de todo vicio y veredas equivocadas que conducen al fracaso, practicando una sana y correcta disciplina. La patria es grande cuando sus hijos aprenden a respetar las leyes, honrar a nuestros próceres y símbolos, respetar nuestra bandera nacional y hacer que se respete. Patria es cuando el campesino toma el arado para hacer producir la tierra; es impulsar la industria, el comercio, es aportar conocimientos científicos en beneficio de la sociedad. Es educar a nuestros hijos, es enseñarles verdaderos valores morales, es tener sobre todo a Dios en nuestro corazón; es tomar la pluma y con sabiduría impulsar leyes y aplicarlas con la tinta imborrable de la justicia, y no por conveniencia, teniendo como juez a los ojos de Dios y a su propia conciencia, porque toda autoridad viene de Dios; a esto se le llama patria”.
Es importante que como verdaderos hondureños tomemos la responsabilidad de hacer patria con humildad, con nuestro trabajo digno y honrado, sin egoísmo, envidia ni rencores, porque Honduras merece lo mejor del mundo; debemos ser ciudadanos productivos, trabajar con voluntad y no con incertidumbre, ser disciplinados y actuar con magnanimidad. A esto se le llama Patria”
La verdadera independencia de nuestra nación está en aceptar como guía la mano y la sabiduría de Dios, romper las verdaderas cadenas de la esclavitud, del odio, ambición, deslealtad, analfabetismo o falta de educación de excelencia.
Que nuestro norte marque siempre hacer de Honduras un país saludable, educado y productivo y que seamos un digno ejemplo para el mundo. Nuestra responsabilidad está en heredarles a las futuras generaciones una mejor Honduras.
Por bendición de Dios, Honduras es un país generoso que todavía cuenta con riquezas y bellezas naturales, sus habitantes son personas bondadosas, sus profesionales son altamente competitivos. Entonces, tomemos el reto o compromiso de equipo “Patria es familia” y demostrarle al mundo que en Honduras se hace patria desde una óptica diferente; construyendo, produciendo y sirviendo al país. Todo des el obrero, campesino, empresario, profesionales, unidos y caminando en la misma dirección para lograr el progreso de nuestra Honduras y que al final de la jornada podamos decir “Misión cumplida”
Como soldados del SéptimoBatallón de Infantería “Siendo los Guardianes de Occidente” no olvidamos que nuestro primer deber es y será siempre defender con valor y dignidad su soberanía y el respeto a nuestros próceres y símbolos nacionales y servir a la sociedad.
Cuando el jilguero y el clarín anuncia un nuevo amanecer, cada soldado toma la lista de deberes que cumplir y elevando una plegaria a Dios, orgullosamente decimos “Patria para servirte estamos”. Así es como ayer, hoy y siempre hace patria el soldado de occidente, el soldado hondureño.

“Dios bendiga nuestra Patria”

“La Jerarquía, Disciplina y Unidad de Mando, son los principios fundamentales en nuestro éxito”

Coronel de Infantería
José Antonio Reyes Ávila
Comandante 7mo BTN Infantería