Las instalaciones del Décimo Segundo Batallón de Infantería, fueron construidas durante la administración del General Tiburcio Carias Andino, bajo la dirección del Comandante de Armas, General Vicente Ayala, y con la cooperación del General Humberto Barnica Milla; el periodo total de construcción fue de siete años, siendo finalizado mediante la adquisición de fondos de la siguiente forma:

Con aportación del 5 % del sueldo de todos los empleados que trabajaban en ese entonces en las diferentes ramas de la administración publica, con los reos del presidio y con el trabajo que aportaban los faltistas a las paradas militares a demás de las personas indocumentadas que viajaban del exterior hacia la costa norte, quienes permanecían trabajando hasta que tramitaban sus documentos.

En el año 1958, bajo la dirección del Gobierno Constitucional del Doctor Ramón Villeda Morales, la Jefatura de las Fuerzas Armadas acordó dividir el territorio nacional en seis (6) zonas militares organizando en cada una de ellas comandos militares.