El mando es un medio para asegurar el control de una unidad en cualquier circunstancia, las comunicaciones son indispensables para ejercerlo. Todo Comandante necesita de las comunicaciones para controlar y coordinar su acción, allí radica su gran importancia. La necesidad de comunicarse ha existido por siempre, pero se acentúa en la actualidad con las características que va adquiriendo la guerra moderna, fundamentada en la rapidez de movimiento y los amplios frentes en que se desarrolla. Vemos pues que no puede haber información sin comunicaciones y sin ella no se podría controlar el movimiento de tropas o efectuar las coordinaciones necesarias en el ámbito administrativo.
A comienzos de este siglo, la tarea de comunicaciones era establecida por los telegrafistas, que según la Ordenanza Militar en el Titulo IV, Art. 1275 dice: No habiendo Cuerpo de Telegrafistas Militares, la Dirección de Telégrafos, hasta tanto aquel se crea, que, a mas de los conocimientos que hoy se exigen a los telegrafistas civiles, se agreguen los de teléfonos, telegrafía óptica y telegrafía sin hilos y el Art. 1276 dice: El Ministro de la Guerra dispondrá el uniforme que en tiempo de guerra han de llevar los telegrafistas para considerarlos agregados al Ejercito y darles carácter militar.
En el desarrollo de las comunicaciones se contó con una escuela de radiotelegrafistas que funcionó en el antiguo Palacio de los Ministerios, bajo la dirección del Sr. José De la Rocha. En la década del 50, como consecuencia de la reestructuración de las Fuerzas Armadas, se dota a los batallones con equipo de comunicaciones alámbrico (cable y teléfonos TA-1/PT) e inalámbrico ( radios AN/PRC-9 y PMC-12) A la vez se organiza un Pelotón de Radio Operadores que dependiendo directamente de la Jefatura de las Fuerzas Armadas, operan una Red Estratégica que enlazaba todas las Zonas Militares, utilizando equipos de radio SSB-RCA de ocho canales, el mantenimiento a este equipo era brindado por el Técnico Don Oscar Trochez quien a la vez era radiotelegrafista.
Después de la guerra de 1969 con la República de El Salvador, El Grupo Militar de los Estados Unidos, cede a las FF. AA. las instalaciones de comunicaciones que mantenían en El Ocotal F. M. Se movilizó inicialmente hacia dicho lugar, la estación que operaba para la Jefatura de las FF. AA. en la Academia Militar en el Obelisco, siendo los radio operadores el Sgto. 2ndo. Mario H. Silva, Sgto.2ndo. Pánfilo Madrid y el R. O. Virgilio Carvajal Molina. En el mes de Septiembre del mismo año, llegan a la sede de El Ocotal, el Sub/Tte. De Inf. Camilo Castro, el Cabo José Arnulfo Zaldivar y 30 elementos de la raza negra traídos de Tornabé, Atlántida, la finalidad fue, adiestrarles en comunicaciones y aprovechar la lengua Garífona para aspectos de seguridad, el grupo era supervisado por el Cap. De Inf. Gerardo Enrique Wildt Yates, adscrito ese año en el Comando de Apoyo Logístico de las FF. AA.

OH SEÑOR DE LOS CIELOS
DAME LA FUERZA PARA ENVIAR MI SEÑAL
YA QUE EN EL CAMPO DE BATALLA
MI FUNCION ES ESENCIAL
Y SENTIRME ORGULLOSO DE SER SOLDADO OPERADOR

PRIMER BATALLON DE COMUNICACIONES
“TRANSMISIONES”

Brindo por comunicaciones
La voz de mando y control
Arma y nervio de combate

Oh señor que ilumina mi mente
Y despleja el espacio
Por donde ha de cruzar
Mi señal.

  • Se tienen visitas programadas a los diferentes municipios en el sector de responsabilidad.
  • Llevar a cabo campañas de reforestación en las aldeas aledañas a la unidad.
  • Realizar recreovias, en las ferias que se llevan a cabo en los diferentes municipios en el sector de responsabilidad.
  • Llevar a cabo Brigadas médicas en las Aldeas del sector de responsabilidad.